ES NECESARIO LIMPIAR TIMERIA

Es necesario limpiar Timeria

Artículo de opinión de Wiew Wers. Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista del Heraldo de Hermenepolis.

La XXIX Legislatura ha estado marcada ante todo por la inacción. El Officium de Gaius Naevius Marcallas recibió un respaldo absoluto del Senado y fue incapaz de tomar las riendas de la nación cultural para sacar adelante mejoras que nos habrían colocado en la mejor situación nacional en nuestra larga historia. Marcallas se enfrentó incluso a su partido, el Socialista, que vio cómo estaba siendo arrastrado por la inactividad. Marcallas no supo asumir la enorme tarea y responsabilidad de dirigir este país. Pero ¿qué podemos decir de su sucesor, Drakon Herodotus? Fue electo por unanimidad por el mismo Senado que había dado su confianza en pleno a Marcallas. Él asumió como Cónsul a condición de no adelantar las Elecciones, que se iban a celebrar el 8 de Maius de 2018.

Desde que asumió como Cónsul, Herodotus trabajó entre bambalinas, a escondidas de todos los timerios, para colocar en una posición de privilegio a Xenócrates Alcaeus, antiguo Duque de Hermenepolis, Oeagnus Polemion Strymon, antiguo Marqués de Serralia y Mykos Phanias Sebastos, antiguo Conde de Maria Theresa. Todos ellos forman una camarilla a la que popularme se conoce como “nobleza amarilla” desde los orígenes de Timeria.

La camarilla empezó a hacer generosas donaciones al Officium para justificar sus futuras acciones. Han tejido una red de funcionarios y responsables públicos que colaboraron con Rizon Seleukos, Censor de la República, para dar de alta a antiguos ciudadanos del Imperio de Orfalia en Timeria, todos ellos sin orígenes timerios y por supuesto sin conocer ni una palabra de lengua castellana, y todos ellos partidarios además de imponer un sistema monárquico y autoritario en la nación, tal como intentaran hacer en Orfalia hace unos años.

Orfalia fue una solución temporal ante problemas muy graves que atravesaba Timeria en 2015. Precisamente por ello, una vez la nación recuperó su capacidad de acción plena, Orfalia ya no tenía ninguna utilidad para los timerios. Precisamente por eso desde entonces Orfalia ya no tiene absolutamente nada que ver con Timeria. No les debemos nada ni ellos a nosotros, no estamos en deuda moral ni económica con ellos, y por si fuera poco, nuestros proyectos de construcción de país son prácticamente antagónicos.

Timeria es una nación helenística e hispana. Orfalia es romana y anglosajona. Timeria es una República, y lo es prácticamente desde sus orígenes. Orfalia es una monarquía y lo es prácticamente desde sus orígenes. La vía de construcción nacional que ha proyectado Orfalia es completamente distinta de la de Timeria. Sencillamente las dos naciones no pueden compartir un espacio de soberanía común.

El asunto de la financiación de Timeria siempre fue espinoso. La camarilla monárquica siempre fue generosa con la nación pero no sin interés, su único propósito ya desde los tiempos de la monarquía fue y sigue siendo convertir Timeria en una Sealand más. ¿Qué son pues? Partidarios de hacer de Timeria un negocio, una empresa, de imponer el ánimo de lucro en la nación, de que el dinero sea el valor patriótico.

Desde principios de año la camarilla monárquica hizo todo lo posible para presionar al Officium con el objetivo último de adelantar las elecciones al Senado y hacerse con el poder. No lo consiguieron y en Marcallas encontraron un perfecto aliado a sus intereses, gracias a su debilidad para recibir compensaciones económicas. Por eso el Partido Socialista hizo la moción de censura contra el que había sido su candidato. Por eso después fue expulsado del partido.

Durante todo el verano se tejió una red para meter a cuantos más ciudadanos órficos mejor, conseguir así ser la mayoría de la nación, y después convocar elecciones para imponer la “Nueva Timeria”, que no es sino la “Vieja Sealand”, un modelo no ya de país, sino de micronación degenerada y con ánimo de lucro, de empresa disfrazada de micronación. Su propósito sería incluso volver al modelo monárquico de país, una fase que ya quedó para siempre sepultada en 2004 y nadie quiere volver a resucitar.

Como la Corte Constitucional ha frenado en seco los planes de la camarilla monárquica, Drakon Herodotus adelanta las elecciones y las convoca además con un día de plazo, mostrando una insultante indiferencia a la estabilidad nacional y lo que es peor, mostrando un absoluto desinterés en su ciudadanía timeria.

Así es la camarilla monárquica. Así ha sido siempre. Va y viene en Timeria. Durante un tiempo se muestran activos pero siempre con un oscuro ánimo detrás. Luego, cuando fracasan, siempre fracasan, desaparecen unas semanas, pero siempre entre bambalinas, siguen tejiendo redes para asaltar nuestras instituciones y violar la tradición republicana.

Es comprensible el hartazgo y el cansancio de los timerios al tener que ir a votar por tercera vez este año. Es comprensible su furia con las instituciones públicas y con las personas en las que depositaron su confianza para la buena gestión del país. Pero es aún más importante lo que nos jugamos estas elecciones del 15 de Septembris. Nos estamos jugando seguir con el juego de la camarilla monárquica o dar un puñetazo en la mesa y deshacernos de ellos para siempre.

Siempre hemos estado obsesionados con ser cuantos más mejor. Con convencer a los que estuvieron en el pasado en este país para que vuelvan. Pero hay veces que el refranero es acertado, y en nuestro caso el “mejor solos que mal acompañados” es completamente útil. Después de lo que ha pasado este año, tenemos que afrontar una serie de reformas legislativas y estructurales para blindar Timeria definitivamente de todos los parásitos y de quienes la quieren ver convertida, degenerada, en una empresa con ánimo de lucro.

Timeria no es una inversión. Timeria no es una herramienta de la que valerse para obtener beneficio económico. Nunca lo fue. Nunca lo será. Timeria es un país construido durante décadas por muchas personas, de muchos orígenes y muchas ideas distintas, pero que tienen una idea común: La necesidad de mantener vivas y activas nuestras raíces helenísticas, nuestras tradiciones milenarias que han sido apaleadas y abandonadas por los occidentales de hoy día.

Si para conseguir nuestros fines, nuestra idea común, somos menos personas, no pasa nada. No necesitamos financiación ni apoyo de quienes combaten nuestra moral y nuestra tradición, lo que necesitamos son patriotas y no accionistas. No somos una empresa, ¡nunca lo seremos!

Por esto es muy importante, casi diría obligatorio, votar mañana y hacerlo contra la camarilla monárquica, esa a la que representa y pone en el poder siempre el Partido Nacional, tapándose los ojos y la nariz. Un partido que prefiere mirar para otro lado cuando los “emprendedores” se reparten el pastel de nuestra patria con los colmillos bien afilados. Un partido que simplemente aspira a perpetuar lo mismo de siempre sin cambiar nada, sin avanzar, a la inacción, al desmantelamiento de la nación timeria para dar pie a Timeria Sociedad Anónima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s